La chica popular

La chica popular de mi clase vivía a dos calles de la mía. Iba al mismo colegio. Mismo ambiente. Misma clase. Mismo nivel cultural. La velocidad de su vida es la de un bólido cuesta abajo, sin nadie al volante.
Es bella y lozana. Hija única. Se tapa la cara con la carpeta forrada de Sensación de vivir. El guapo de primero de BUP la adora y le escribe cartas de amor. Pero ella está con otro. Melena brillante, sonrisa perpetua. Cuando tú vas, ella ha ido y ha vuelto. Ya todos han sexualizado su cuerpo. Los Levi’s 501 granates le sientan de maravilla, gracias a un pompis respingón que los vuelve locos. Pierde la virginidad con quince, a manos de un feo novio que la trata mal en público, y mucho peor en privado. Ella lanza la pulsera de oro a la carretera. Mi madre la ve de lejos. Le tiene cariño. Ha venido mucho a casa a jugar conmigo. Él la está insultando. Mi madre observa, sin hacer nada finalmente, porque la discusión se volatiliza rápido. Mi madre se queda con la mala leche en el cuerpo. Un día se encuentra con la madre de la chica popular en la calle. Se acerca: “Perdona que te moleste, pero el otro día vi como el chico que va con tu hija la molestaba y la trataba mal en mitad de la calle. Me supo fatal. Creo que deberías hacer algo”. La madre contesta: “Oh, nada de eso. Yo no me meto. Que ella (quince años) se apañe”. 
Y claro, mi madre y yo lo entendimos todo.

Foto de Nanfy Michelle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s