Barcelona

Quienes me conocéis un poco sabéis de mi interés constante por promover la vida de barrio. Me siento una persona muy arraigada a las calles que me rodean. He arrastrado a mi pareja a mi territorio y le he convertido en un barriero más. Me gusta decir que soy de Horta mucho más que de Barcelona porque siento este barrio como un pueblo. Compro en tiendas cercanas, asisto a sus fiestas, he establecido mi vida aquí y nunca me planteé marchar, pese a la burbuja del alquiler. Atraigo a mis amigos a mi zona, hago planes por aquí. Conozco a panaderas y cajeras, a camareros y al cartero. Me siento segura e intento ser conciliadora cuando me tropiezo con alguna situación desagradable, porque estas calles no son perfectas. Por eso me duele el incivismo, y el ruido. Pero mucho más que se atribuya a esta ciudad todo el mal del mundo. Hago bromas y sarcasmos para enfrentarme a la oleada de noticias sobre el infierno en que supuestamente se ha convertido Barcelona. Pero en el fondo me hace daño de verdad que se intente menospreciar este lugar y se invente y se promueva una situación que no es Mordor por sistema. Barcelona, Horta y el lugar donde vives tú no son perfectos. Pero son nuestra casa, nuestro reducto y lugares del planeta donde hemos decidido echar raíces. Nos rodea gente de mierda pero también fantásticos vecinos, personas con sus cosas malas y buenas, compañeros y familia. No sé dónde estaré mañana pero sé que aunque vuelva de un paraíso de vacaciones intachables en el Caribe, al llegar a la Ronda de Dalt, estoy ya en mi casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s